lunes, 20 de noviembre de 2017

Patatas con Tomate y Hierbabuena

No imagináis las ganas que tenía de  publicar esta receta. Es de mi abuela y nos encantaba. Mis abuelos maternos vivieron en mi casa desde que puedo recordar. Por eso, tengo tantas historias y anécdotas que contar acerca de ellos. La cocina sencilla de mi abuela se quedó en mi casa para siempre. Cuando mis padres salían, le pedíamos sus "papas con tomate". 
¡¡ Ainsss, qué ricas estaban !! Con su hierbabuena fresca recién cortada de las macetas de mi madre, mucho pimiento frito y esa mano que tenía en la cocina, era lo principal.

Curiosamente, mi abuela no sabía cocinar cuando se casó. Ella era la pequeña de 4 hermanas, no es porque fuera mi abuela (jejejeeje ) pero fue la más guapa y la más mimada de la familia. Además, se hizo sastra y trabajaba fuera de casa. Su madre y sus hermanas eran las que cocinaban para la familia.  Cuando se casó con mi abuelo Manuel, dejó la sastrería para dedicarse al cuidado de su marido y de los hijos que vendrían, lo normal de la época. Mi abuela Ángela  no tuvo más remedio que aprender, y salir adelante con la ayuda de sus madre y de sus buenas vecinas. Se convirtió en una magnífica cocinera de platos sencillos, pero suculentos; cocinaba con esmero, a fuego lento y en eso era maestra.

Cuando cocino sus recetas, la veo a mi lado, siempre con su delantal impecable puesto.  A veces hasta le hablo...

Quiero dedicar esta receta a mi amiga Pilar Cabello (La Olla Vegetariana ).  También las tiene publicadas pues cuenta que  su madre las hacía con el mismo mimo y cariño. Y cómo no, a su hermana,  mi Concha Cabello ( De Buena Mesa ) sabiendo que las va a disfrutar, recordando recetas que huelen a su casa y a su niñez.

patatas_salsa



INGREDIENTES

  • 1 k. de patatas nuevas ( pequeñas de guarnición )
  • 1 lata de 800 g. de tomate natural triturado
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 5 pimientos verdes de freír
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 1 cucharadita de orégano
  • sal
  • huevos 
  • agua
  • 50 g. de AOVE

patatas_tomate

PREPARACIÓN

Lava bien las patatas. Échalas en una cacerola, cubre de agua y ponlas a cocer.


 Retira del fuego cuando estén tiernas y escurre. Deja que se enfríen para poder quitarles la piel. Reserva.


Salsa de tomate

Pon aceite en el fondo de una cacerola. Pica el diente de ajo, corta en láminas y échalo en el aceite caliente junto a la cebolla picada. Sofríe un poco hasta que la cebolla esté transparente y agrega un pimiento verde picado. Sofríe unos minutos y cuando adquieran color , incorpora el tomate triturado, el azúcar, un poco de orégano y sal. Deja que el tomate sofría alrededor de 30 minutos. Cocina a fuego lento.
Cuando el tomate esté listo, agrega las patatas reservadas y deja que cueza todo junto unos 10 minutos más para que las patatas tomen el sabor del tomate.



Mientras, corta el resto de pimientos en tiras, fríelos en  aceite caliente.



Sirve las patatas acompañadas de huevos fritos, las tiras de pimientos y una buena hierbabuena fresca en cada plato , para que cada uno la pique por encima al gusto. 



patatas_cocidas


                                     

jueves, 16 de noviembre de 2017

Cocido de Garbanzos con Calabaza y Habichuelas ( con todos los avíos )

A veces, muchas veces, quito calorías a los platos que cocino, pero de vez en cuando, un buen cocido de legumbres con "todos los avíos" nos hace disfrutar.

El de  calabaza y habichuelas verdes es una receta tradicional andaluza, típica de esta época del año. En casi todos los hogares es plato imprescindible de otoño e invierno.

Una vez más, cocinamos a fuego lento, el humo sale de la olla y nuestras cocinas huelen a sabores y aromas de antaño.

Tendréis que disculparme pues he perdido algunas fotos de la preparación, aunque es tan fácil que no creo que os haga demasiada falta.  Prometo que las iré añadiendo cuando vuelva a hacerlo. 

Nos vemos la semana que viene con más historias y recetas para compartir.

calaaza_cocido

INGREDIENTES

  • 500 g. de garbanzos secos
  • 350 g. de calabaza ( pesada sin la piel )
  • 400 g. de habichuelas ( judías ) verdes
  • 2 patatas medianas
  • 3 zanahorias
  • 1 cabeza de ajos
  • 1 cebolla
  • 1 pimiento verde
  • 1 tomate rojo y maduro
  • 1 cucharadita de cominos en grano
  • 1 cucharada de pimentón dulce de La Vera
  • sal
  • 1 trozo de costilla fresca ( puede ser salada )
  • 2 morcillas 
  • 2 chorizos
  • 2 muslos de pollo
  • 1 manita de cerdo
  • 1 hueso de jamón
  • 1 hueso de espinazo
  • 1 trozo de tocino fresco
  • 1 trozo de tocino añejo
  • 400 g. de magro de cerdo



PREPARACIÓN

Pon en remojo los garbanzos la víspera ( deberán estar en remojo unas 12 horas,  aunque dependerá de la calidad del garbanzo ).
Pon a calentar una olla con agua abundante, unos dos litros. Pon sal y añade las carnes bien lavadas ( menos los chorizos y cebollas ), el pimiento verde, los ajos enteros, el tomate troceado, la cebolla partida en cuartos y la hoja de laurel.   Cuando comience a hervir incorpora los garbanzos retirando el agua del remojo previamente. Deja que cueza a fuego medio-bajo unas dos horas. Yo los dejé menos tiempo pues eran muy tiernos. Iremos espumando de vez en cuando para retirar la grasa. Retira las carnes que ya estarán tiernas.
 Echa las habichuelas verdes troceadas, las zanahorias cortadas en rodajas, la calabaza sin la piel y cortada en trozos grandes, las patatas enteras. Añade el comino y el pimentón dulce. 


Yo pongo las morcillas y chorizo al mismo tiempo que las verduras, pues se cuecen mucho antes que el resto de la carne. Pero eso va al gusto de cada uno y cada maestrillo tiene su librillo.


Cuando las verduras estén tiernas, apaga el fuego, saca los chorizos y morcillas y ponlos con la carne.


cocidos_legumbres

Deja reposar un poco antes de servir.


Éste es tu plato, lo tienes ya en la mesa.

garbanzos_cocidos


lunes, 13 de noviembre de 2017

Coliflor con Pimientos Rojos, Zanahorias y Pimentón

Termina el fin de semana y a veces cuesta arrancar en la cocina. Una receta sencilla nos viene de perlas para un día así. Por eso, he elegido este plato para comenzar. Reúne todas las premisas para que sea perfecto: rápido, fácil, sencillo, colorido, lleno de aromas y sabores deliciosos.

Os dejo y volvemos a vernos en el siguiente post. No faltéis a la cita, pues todos sois indispensables en este espacio.


.
INGREDIENTES


  • 1 coliflor mediana
  • 1 pimiento rojo de asar grande
  • 2 zanahorias
  • 2 dientes de ajo
  • sal
  • 1/2 cucharadita rasa de nuez moscada molida
  • 1 cucharadita de pimentón dulce de La Vera
  • 70 g. de agua
  • 50 g. de AOVE


PREPARACIÓN

Lo primero que hacemos es cocer la coliflor. Lo hice en el micro. Para ello corta la coliflor en tallitos pequeños,  ponla en un recipiente apto para el microondas, añade unos 70 g. de agua. tapa con papel film haciendo un agujerito en él para que salga el vapor o tapa con su tapadera si la tiene. Introduce en el microondas durante 7 minutos, potencia máxima. Deja reposar un para de minutos antes de abrir el recipiente. da unas vueltas y comprueba que están cocidas. Si no es así programa un par de minutos más. Saca, escurre y reserva.
En una sartén pon a calentar el aceite. Dora las dientes de ajo laminados, añade el pimineto cortado en tiras. Rehoga un poco e incorpora las zanahorias peladas y cortadas en rodajas.




Cuando todo esté tierno, añade la coliflor que teníamos reservada. Pon sal, pimentón y nuez moscada. Rehoga un par de minutos más y listo.




Sirve a compañada de uno o un par de huevos fritos y no os olvidéis: el pan es imprescindible. Yo hice estos bollitos.

  







jueves, 9 de noviembre de 2017

Antigua Cajonera Restaurada

En alguna otra ocasión os he hablado de mi abuelo. Pero me vais a permitir que os lo vuelva a presentar. Mi abuelo se llamaba Manuel, el pequeño de 13 hermanos, se criaron con su madre, la bisabuela Elisa, mujer de mucho temperamento según contaban. Su padre murió pronto. Mi abuelo era sevillano y a la edad de 12 años se trasladó con su familia a  Huelva. Fue a la escuela y al Ateneo a estudiar dibujo. Rondaban los años 20 de pincipios del siglo pasado. Lo que más le gustaba era el trabajo artesano de carpintero y a eso dedicó su vida. Todos los muebles de la casa de mis padres y los que habían en la suya,  fueron hechos por él. En una carpintería donde se trabajaba la auténtica madera, sin maquinarias modernas y todo realizado artesanalmente. Fué un magnífico artista y trabajador nato.

Hace algunos años mi madre me dió una comodilla ( así se llamaban antiguamente las cajoneras de los armarios empotrados), de cajones de madera maciza que yo metí dentro de un armario del dormitorio de mi Alicia. Ahí ha estado mucho tiempo dando su utilidad. Pero en las casas todo va cambiando y ahora, a mi hija le hacía falta  el armario para colgar abrigos, almacenar zapatos etc; ya os imagináis la cantidad de ropa que siempre tenemos. 

Y aquí surgió el problema: ¿ Qué hacemos con las comodillas? De ninguna manera queríamos deshacernos de ellas, pero no encontrábamos dónde colocarla. La solución era transformarla en un mueble para el salón. 

Dicho y hecho, busqué la forma y materiales necesarios, y de estar guardada, ha pasado a lucir en el salón de mi casa. Yo creo que mi abuelo, estará contento. 

Así ha quedado.


Así estaba.


MATERIALES NECESARIOS
  • pintura a la tiza ( chalk paint )
  • barniz al agua 
  • molduras de madera
  • pintura acrílica de color dorado antiguo
  • serrucho
  • lijadora eléctrica o una lija de grano fino
  • papel decorado ( para empapelar paredes)
  • pegamento para el papel
  • cola de carpintero
REALIZACIÓN

Lo primero que hice fue quitar unas tachuelas que adornaban los cajones pues estaban deterioradas. Lije lijeramente todo el mueble con lija de grano fino.  Corté las molduras y las pegué con cola de carpintero . 


Cuando las molduras estuvieron bien pegadas, las pinté en dorado viejo y alterné la pintura a la tiza con el barníz en los cajones.


Los laterales los decoré con papel pintado muy de moda, para darle un aire nuevo y diferente.


No tieres, piensa en restaurar tus muebles, pues seguramente podrás darles una segunda oportunidad y nueva vida. Además de la satisfacción de hacerlo por ti misma.

 





lunes, 6 de noviembre de 2017

Lentejas de Otoño ( con Calabaza y Boniato )

" Las lentejas quien quiere las come, quien no las deja ".
Yo añado que  el que las deja, se las pierde. Un plato rico, sano, legumbres de las mejores... No voy a empezar a enumerar las mil una propiedades saludables que poseen, porque ya son conocidas por todos. 

Nuestras lentejas van a estar muy bien acompañadas con productos de otoño. Colores anaranjados, aromas incomparables, sabores inconfundibles de la buena cocina mediterránea; nuestra huerta en la mesa.



INGREDIENTES

  • 1 cebolla
  • 1 puerro 
  • 1 pimiento verde
  • 1 pimiento rojo
  • 2 tomates maduros
  • 4 dientes de ajo
  • 300 g. de calabaza  ( pesada sin piel )
  • 200 g. de boniato ( pesada sin piel )
  • 3 zanahorias
  • 2 patatas medianas
  • 350 g. de lentejas
  • 1 hoja de laurel
  • 1 cucharadita de cominos
  • 1 cucharadita de orégano
  • perejil fresco
  • 1 cucharadita de pimentón dulce de La Vera
  • sal
  • 70 g. de AOVE

legumbres_potaje


PREPARACIÓN

Pon agua en un recipiente apto para microondas, echa las lentejas y cuece en el micro durante 10 minutos a máxima potencia. Reserva. No tires el agua de la cocción.

Pon a calanetar el aceite en una cacerola. añade la cebolla y el puerro picados.



Cuando la cebolla se torne tranparente incorpora el pimiento verde y rojo picados. También los ajos laminados.




Rehoga un poco y añade las zanahorias peladas y cortadas en rodajas. Espera a que las zanahorias comiencen a ponerse tiernas. Pon el tomate triturado y la cucharadita de pimentón dulce. Siempre a fuego medio para que el pimentón no se queme. Remueve y rehoga durante un par de minutos.




Pela la calabaza y los boniatos. Córtalos a cuadraditos y añade al sofrito.  Remueve y rehoga todo un poco más. Pon el laurel.




Incorpora las patatas chascadas y las lentejas ( junto con el agua de la cocción ). Añade más agua si fuera necesario hasta que queden cubiertas. Pon sal, el orégano y perejil picado. 



lentejas_potaje

Sigue cociendo a fuego lento, unos 20 minutos, hasta que quede el caldo concentrado y tanto las patatas como las lentejas estén tiernas.



Acompaña con huevo duro y disfrutas de unas deliciosa lentejas de otoño.


potaje_boniatos






jueves, 2 de noviembre de 2017

Mermelada de Higos y Membrillos con Dulce Naranja


Por fin llegó el momento de descongelar el verano. Sí, lo que estáis leyendo. Marisa González nos invitó a hacerlo el verano pasado ( ThermofanCongelando el Verano II ). Nos proponía congelar un producto de temporada y descongelarlo en el otoño. Me pareció una idea perfecta, pues disfrutar de productos de otras estaciones en cualquier momento, es genial.

Yo congelo muchísimas cosas, tanto platos preparados que sólo necesitan descongelarse para después calentar, como productos frescos que encuentro a buen precio, de temporada... Para mí es un acierto pues ahorro tiempo y dinero. 
 Si queréis aprender y conocer cómo hacer un buen proceso de congelación, no teneis más que visitar  Thermofan, ella lo explica con todo lujo de detalles .

En esta la ocasión he elegido higos.  Pensando y pensando, llegué a imaginar una deliciosa mermelada de esta fruta veraniega, combinada con otro producto estrella del otoño como es el membrillo. Así, uniría ingredientes de diferentes estaciones. 
Si a eso añadimos, que los higos los macero en vino dulce naranja y pongo canela, el resultado es una verdadera delicia. Para los paladares más exquisitos.

¿ Os acordaréis de congelar el verano próximo ?






Congelando el Verano II

INGREDIENTES

  • 500 g. de higos
  • 600 g. de membrillos ( pesados con piel y sin el hueso )
  • 1 copita de vino dulce naranja (  D.O. Condado de Huelva )
  • 15 g. de aroma de vainilla
  • azúcar
  • 1 palo de canela




PREPARACIÓN

En cuanto tengamos a nuestro alcance los higos, los congelamos: lo primero lavarlos con mucho cuidado, los ponemos a escurrir y secamos un poco con papel de cocina, con mucho cudado pues los higos son delicados.  Depués los colocamos en una fuente o bandeja de cristal, lo tapamos con papel transparente y al congelador.





Cómo descongelar:

 Pasa la fuente del congelador al frigorífico y deja que se descongele la fruta. Irán soltando su propio jugo que aprovecharemos, no lo tires.
Una vez descongelados, quita los cabitos de los higos, añade la copita de dulce naranja y deja macerar durante 3 horas, tapa nuevamente con papel film y guarda en el frigorífico.




PREPARACIÓN EN THERMOMIX

Pon los higos macerados, junto con el jugo que hayan soltado en el vaso, añade los membrillos troceados con piel, junto con el limón sin nada de piel blanca ni pepitas. Incorpora el azúcar. Tritura con velocidad progresiva 5-10, 10 segundos. Baja los restos, pon el palo de canela y el aroma de vainilla. Programa velocidad 1, temperatura varoma, 40 minutos. Sin el cubilete, pon el cestillo sobre la tapadera.
 Una vez fría, espesa unpoco más. Si ves que es necesario, programa unos minutos más con la misma temperatura y velocidad.




PREPARACIÓN TRADICIONAL

Pon en un bol los higos macerados en el vino, membrillos y el limón sin piel blenca ni pepitas. Tritura con la batidora y pásalo a una cacerola.  Añade el azúcar, vainilla y el palo de canela. Cuece a fuego medio. Remueve contínuamente hasta que espese. Alrededor de 1/2 hora.



Marisa, un año más hemos congelado el verano y ahora lo disfrutamos con las deliciosas mermeladas que tanto nos gustan.










Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...